Tributación de la donación de un inmueble de una empresa a una fundación que lo va a poner en alquiler

Cuando una empresa se plantea donar un inmueble a una fundación puede tener interés en conocer el uso que se le va a dar, no parece lo mismo emplear un piso para alojar a personas en situación de pobreza que para ponerlo en alquiler a precios de mercado y obtener rentas de éste.  La donante en este caso puede plantearse si a efectos fiscales el hecho de que la fundación no afecte el inmueble a su actividad fundacional, sino a una explotación económica, puede afectar de alguna forma a la deducción a la que tendría derecho por donación a una entidad acogida a la Ley 49/2002 de incentivos al mecenazgo.

Y es que esta diferenciación se modificó con respecto a la legislación previa que sí que distinguía entre la tributación de las donaciones de inmuebles que se fueran a afectar a actividades fundacionales de las que no. De hecho, continúa siendo así para entidades sin fines lucrativos a las que no se les aplica el título II de la Ley 49/2002, es decir, las contempladas en el artículo 9,3 de la LIS.

Analizamos la tributación en el Impuesto sobre Sociedades para ambas entidades en los casos en los que los inmuebles donados no se vayan a destinar total o parcialmente a sus fines fundacionales.

En lo que respecta a la fundación, el artículo 6 de la Ley 49/2002 de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo señala que estarán exentas del Impuesto sobre Sociedades, entre otras:

“1.º Las derivadas de los siguientes ingresos:

  1. a) Los donativos y donaciones recibidos para colaborar en los fines de la entidad, incluidas las aportaciones o donaciones en concepto de dotación patrimonial, en el momento de su constitución o en un momento posterior, y las ayudas económicas recibidas en virtud de los convenios de colaboración empresarial regulados en el artículo 25 de esta Ley y en virtud de los contratos de patrocinio publicitario a que se refiere la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad.
  2. b) Las cuotas satisfechas por los asociados, colaboradores o benefactores, siempre que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación derivada de una explotación económica no exenta.
  3. c) Las subvenciones, salvo las destinadas a financiar la realización de explotaciones económicas no exentas.

2.º Las procedentes del patrimonio mobiliario e inmobiliario de la entidad, como son los dividendos y participaciones en beneficios de sociedades, intereses, cánones y alquileres.”

3.º Las derivadas de adquisiciones o de transmisiones, por cualquier título, de bienes o derechos, incluidas las obtenidas con ocasión de la disolución y liquidación de la entidad.”

En punto 3º vemos que la Ley exime a la fundación de tributar por el IS por las donaciones recibidas, sin el requisito de afectarlo a su actividad fundacional. Adicionalmente, y respecto al caso que estudiamos, vemos que el punto 2º hace explícita referencia a las rentas obtenidas por alquileres. Cosa distinta será el requisito de reinvertir los ingresos obtenidos en la propia fundación, para el que la Ley establece un mínimo del 70%.

En cuanto a la empresa donante igualmente podrá aplicarse los beneficios fiscales al mecenazgo, en relación con la totalidad del patrimonio inmobiliario que va a ser objeto de donación y es que el artículo de la Ley, señala que “darán derecho a practicar las deducciones previstas en este Título los siguientes donativos, donaciones y aportaciones irrevocables, puros y simples, realizados en favor de las entidades a las que se refiere el artículo anterior:

  1. a) Donativos y donaciones dinerarios, de bienes o de derechos.
  2. b) Cuotas de afiliación a asociaciones que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación presente o futura.
  3. c) La constitución de un derecho real de usufructo sobre bienes, derechos o valores, realizada sin contraprestación.
  4. d) Donativos o donaciones de bienes que formen parte del Patrimonio Histórico Español, que estén inscritos en el Registro general de bienes de interés cultural o incluidos en el Inventario general a que se refiere la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español.
  5. e) Donativos o donaciones de bienes culturales de calidad garantizada en favor de entidades que persigan entre sus fines la realización de actividades museísticas y el fomento y difusión del patrimonio histórico artístico” sin que se exija que contribuyan a la realización de las actividades que efectúen en cumplimiento de los fines de la entidad sin ánimo de lucro.

Por tanto, concluimos que las donaciones de inmuebles de empresa a fundación están exentas de IS para la fundación y sí que permiten a las empresas beneficiarse de la correspondiente fiscal, independientemente del uso que se les dé.

En cuanto a las demás entidades sin fines lucrativos tributarán de una forma sustancialmente distinta, por lo que recomendamos que ante un supuesto similar se asesoren debidamente.

Ver también: Las donaciones de patrimonio a fundaciones hechas por sociedades

[La Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo ha sido modificada en abril de 2023. Entrará en vigor el 1 de enero de 2024]

 

Imagen de rawpixel.com en Freepik

2 Comentarios
  • naia
    Publicado a las 17:23h, 28 febrero Responder

    Buenos días
    Fundación sin animo de lucro dada de alta en hacienda como: alquileres de vivienda, locales, aportar alojamiento con personas con problemas y como actividad económica, al comercio al por menor de bienes usados (alta este año).
    En años anteriores se realiza un ajuste de imputación a resultados del ejercicio de las donaciones recibidas, tanto de la amortización como el resto de gastos para que el resultado del ejercicio sea cero. ¿Se puede seguir haciendo teniendo una actividad económica? O solamente se puede hacer de los gastos ocasionados de alquileres?

    Las ganancias ocasionadas de todas las actividades se queden en la fundación.

    • Ramón Pérez Lucena
      Publicado a las 17:00h, 03 marzo Responder

      Nos basamos únicamente en la información que nos ofrece, si en cualquier momento necesita una aclaración adicional puede solicitarlo.
      Efectivamente, si todos los ingresos derivados de la Fundación proceden de una actividad de interés general, y se cumplen todos los requisitos establecidos en el art. 3 de la Ley 49/2002, habría que realizar los ajustes extracontables y la cuota del Impuesto sobre Sociedades resultaría a cero.

      En referencia a su pregunta que guarda relación con el párrafo anterior, los ingresos que proceden de actividades económicas tributan por el Impuesto sobre Sociedades a un 10%, por tanto, habría que ajustar sólo los ingresos exentos conforme al art. 7 Ley 49/2002 y teniendo en cuenta el contenido del citado precepto.

      En relación a su pregunta sobre los gastos, habrá que analizar los gastos que se decían a la actividad económica y los gastos que se asumen para la actividad de interés general. Tras ese análisis habría que calcular una prorrata que según los cálculos podrá ser común o especial. Y regularizar cada año con los incurridos en el ejercicio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.