El Parlament aprobará este miércoles una reforma del libro tercero del Código Civil catalán para facilitar la puesta en marcha de fundaciones, y que, según el Govern, lucha contra "el exceso en la regulación y de intervencionismo" que conllevó la entrada en vigor de esta ley. El pleno arrancará con la votación final de este proyecto de ley, que superó el primer debate a la totalidad con los votos de CiU, PP y C's, la abstención de PSC y ERC y el rechazo de ICV-EUiA y SI, que consideran que la reforma relaja los controles sobre las fundaciones. La reforma del libro tercero del Código Civil que promueve el Govern reduce de 60.000 a 30.000 euros el capital mínimo para poner en marcha una fundación, y, en el caso de fundaciones grandes, hace compatible el cargo de patrón con mantener una relación retribuida con la entidad y con el hecho de poder participar en la dirección de la misma.