Redes sociales y solidaridad: el caso #LoveArmyForSomalia

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Llevamos semanas escuchando cómo se destapan escándalos relacionados con recaudaciones de fondos para ayudar a personas que han resultado fraudulentas, y han sido muchos los que me habéis preguntado cómo saber que el dinero que donamos llega a su destino y lo hace legalmente.

De todo esto he hablado en otros posts, y tuve la oportunidad de charlar con Isabel Gemio en su programa de radio para explicar qué son las fundaciones y cómo hay que actuar para que las donaciones sean transparentes.

El peso de las redes sociales hoy en día es incuestionable, y muchas de estas campañan llegan rápidamente hasta nuestros perfiles, llenas de casos delicados y buenas intenciones, lo que nos impulsa a echar una mano. Desafortunadamente los casos fraudulentos tienen una exposición mayor y complican la actividad de las actividades solidarias que realizan bien su trabajo.

Por eso hoy quería tratar el caso que tuvo lugar la semana pasada y que ha supuesto un hito en cuanto a rapidez y recaudación a través de las redes sociales. A veces las redes sociales sirven como altavoz para conseguir grandes metas.

Jerome Jarre es un joven creador de contenidos para internet, inmensamente famoso por sus vídeos de corta duración en plataformas como Vine o Snapchat. Jarre conoció el problema de hambruma que está teniendo lugar en Somalia y decidió poner en marcha una campaña solidaria para ayudar al país africano. Como la única aerolínea que viaja a somalia es Turkish Airlines, lanzó el hashtag para involucrarles y fletar un avión lleno de ayuda humanitaria.

La campaña se hizo viral y la presión de millones de personas sobre la aerolínea turca hizo posible el acuerdo entre Jarre -y varios de sus amigos entre los que se encuentra el youtuber Casey Neistat o el actor Ben Stiller- y Turkish para fletar el avión solidario. Es entonces cuando nace el hashtag y se pone en marcha una campaña de recepción de donativos que en apenas 24 horas ha alcanzado el millón de dólares, y que ya casi rebasa los 2 millones a esta hora.

Por su parte, Turkish Airlines acepta a llevar el cargamento soliddario a Somalia. Éste es el vídeo que han publicado.

Es importante recalcar que el grupo de Jarre ha hecho las cosas bien, y como comenta Casey Neistat en su vídeo se ha utilizado la Fundación de Ben Stiller para canalzar todas las doaciones, y cada donante recibirá su certificado fiscal no importando la cantidad donada. Así aseguran el control y la transparencia del proyecto solidario.

En tiempos de escándalos y fraudes, merece la pena echar un vistazo a iniciativas bien ejecutadas y transparentes, en las que el apoyo de figuras públicas y la respuesta de sus comunidades es tan grande y abrumadora.

el grupo de Jarre ha hecho las cosas bien, y se ha utilizado la Fundación de Ben Stiller para canalizar todas las donaciones.

En nuestro despacho ayudamos  iniciativas como ésta a desarrollarse de un modo legal y transparente. Si tienes dudas sobre cómo trabajan las fundaciones o estás interesado en constituir una, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.