Motivos para crear una fundación

Seguimos en tiempos de crisis, económica, social e ideológica. Y cada vez más, así lo notamos en nuestro despacho, hay más personas y empresas que quieren poner en marcha proyectos de interés general.

Las ayudas públicas ya son algo olvidado, los gobiernos no actúan y, como siempre, es la sociedad civil la que se pone a trabajar. A pesar de las trabas de nuestro protectorado de fundaciones de ámbito nacional y de la total parálisis del registro único de fundaciones, las personas y las empresas siguen queriendo hacer aquello que no hace el Estado, o que no sabe hacer, o que no puede.

diversity-tree-hands_23-2147505142¿Alguien ha visto algún gobierno que esté trabajando en Grecia o Turquía, o cuántos sirios han llegado a nuestros pueblos? Pero son muchas las Ongs y voluntarios que allí están desde el primer día. ¿Quién financia los programas de investigación de enfermedades raras? ¿Quien mantiene a más de 60.000 profesores? ¿Quiénes están con los últimos en nuestras ciudades? Por no hablar de la salud, de los mayores, de las becas de postgrado… donde ya es mayoría el sector fundacional. Las 8.500 fundaciones que operan en España dan trabajo a más de 220.000 personas y se calcula que unos 30 millones de habitantes se benefician de sus programas.

Crear una fundación es decidirse por afectar unos bienes, derechos o recursos para cumplir unos fines de interés general, sin repartir los beneficios entre los fundadores. Beneficios, que tienen que darse, pues una fundación sin beneficios o es de un partido político o es pública.

También es cierto que si unir el derecho de fundación con los fines de interés general (lo razonablemente común a los miembros de una sociedad) es una exigencia constitucional (art. 34 CE); la necesidad de la ausencia de lucro no viene impuesta constitucionalmente.

https://www.abogadodefundaciones.com/el-sin-animo-de-lucro-y-el-interes-general-en-las-fundaciones/

Son fines de interés general los que superan al individual “los de defensa de los derechos humanos, los cívicos, educativos, culturales, científicos, deportivos, sanitarios, laborales, de cooperación para el desarrollo, de promoción del voluntariado, de promoción de la acción social, defensa del medio ambiente, de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión, de fomento de la economía social, de desarrollo de la sociedad de la información, de investigación científica, desarrollo o innovación tecnológica y de transferencia de la misma hacia el tejido productivo como elemento impulsor de la productividad y competitividad empresarial.

https://www.abogadodefundaciones.com/que-es-una-fundacion/

Y son pues tantos los campos de interés general donde encontramos a la fundación como el mejor instrumento para llevarlas a cabo, que por esto algunos se animan a pesar de las pegas y trabas administrativas a hacer algo por los demás. Es sorprendente, pero España está a la cola de las desgravaciones fiscales y es de los lugares donde más cuesta, caro en dinero y tiempo, intentar hacer algo por los demás.

En Alcazar, somos expertos en resolver las necesidades jurídicas, contables y fiscales de la gestión ordinaria de una fundación que evoluciona continuamente.

  • Gestión financiera y contable: fiscal, patrimonial, donativos, contabilidad, declaraciones de impuestos, etc.
  • Expertos en la compra, venta y gestión de inmuebles.
  • Asesoramiento administrativo y jurídico: emisión de certificado fiscal, control de la actividad de la fundación, contenciosos, redacción y supervisión de contratos, informes jurídicos, registro de marcas, seguros y responsabilidad patronos, etc.
Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.