Las fundaciones empresariales en latinoamérica

La revista Compromiso Empresarial, de la Fundación Compromiso y Transparencia, ha publicado un interesante artículo, firmado por @jmcavanna,  sobre Las fundaciones empresariales en latinoamérica.

En él, explica cómo “se tiende a pensar, con cierta condescendencia, que las fundaciones empresariales españolas deben ser, a imagen de sus empresas, un modelo de buena gestión en el ámbito de la filantropía corporativa, y lo cierto es que en este campo España lleva mucho retraso si se compara con países como Colombia, Brasil o México.

En este sentido, expone el enorme desarrollo de las fundaciones corporativas en algunos países de América Latina.

En el caso de Colombia, existen Fundaciones como la Fundación Carvajal, la Fundación Mario Santo Domingo o la Fundación Corona, todas ellas vinculadas a grandes grupos empresariales del país, que han cumplido ya 50 años de existencia.

Existe incluso una Asociación de Fundaciones Empresariales, que persigue entre otros objetivos “el impulso de la transparencia y la rendición de cuentas, compartir buenas prácticas y generar alianzas”.

Brasil cuenta con el Grupo de Institutos, Fundaciones Empresariales (GIFE) creado en 1995 impulsado por 25 organizaciones y que hoy en día agrupa a 125 institutos y fundaciones empresariales.

México cuenta con el  Centro Mexicano para la Filantropía, con más de 200 miembros (la cuarta parte son fundaciones y asociaciones empresariales. Su fines se centran en “el impulso de la filantropía y la responsabilidad corporativa, de ahí que sus esfuerzos comprendan no solo las empresas sino también las familias y las personas individuales”.

En Argentina existe el Grupo de Fundaciones y Empresas, organización que reúne a las principales fundaciones empresariales (32 fundaciones)

Javier Martín Cavanna, autor del artículo, señala cómo en España “no existe una plataforma u organización que agrupe a las fundaciones empresariales, sino asociaciones que reúnen a fundaciones de todo tipo, como la Asociación Española de Fundaciones (AEF), la Asociación Andaluza de Fundaciones (AFA), la Asociación Extremeña de Fundaciones (AEXF) o la Coordinadora Catalana de Fundaciones (CCF)”.

“Esta fragmentación de plataformas territoriales y la enorme heterogeneidad de las fundaciones integradas, cada una con prioridades y agendas propias, está llevando a algunas fundaciones corporativas españolas a plantearse seriamente la oportunidad de crear una organización específica que proteja e impulse sus objetivos”.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.