Funstall, la fundación que apoya a los niños con cáncer

Soledad López decidió cambiar de oficio. Dejó de ser chef y se dedicó a alimentar corazones. A propósito del día internacional contra el cáncer infantil que se celebra el 15 de febrero, Semana.com destaca la labor de una mujer convencida de la necesidad de enfrentar esta enfermedad a través del trabajo social.

La meta de Soledad de luchar contra el cáncer a temprana edad surgió cuando atendía un banquete realizado a beneficio de niños con cáncer. En ese momento, optó por un trabajo perdurable y decidió preparar recetas para alimentar el alma de los pacientes.

Hoy Soledad lidera la fundación Funstall, una entidad de carácter privado y sin ánimo de lucro que ofrece un tratamiento continuo y en condiciones favorables para la recuperación de los niños con cáncer.

El proyecto cambió de objeto social hace aproximadamente doce años. En un comienzo se dedicaba a atender niños con quemaduras y malformaciones, ahora ese grupo y los niños con cáncer son la esencia de su misión.

A lo largo de su historia, Funstall ha sido el refugio temporal de unos 600 pacientes. De este grupo, tres son profesionales, 17 culminaron su bachillerato y 22 son técnicos en diferentes áreas. Solo 21 de ellos no han logrado ganar la batalla a esta enfermedad.

Aunque la casa-hogar tiene espacio para cuarenta pacientes, Soledad sabe que la fundación no reemplaza el verdadero hogar de los niños y los adolescentes. No obstante, considera que el proyecto que lidera ha conseguido ayudar a las familias en el doble desafío de la enfermedad y una situación económica desfavorable.

Entre los servicios que ofrece la fundación está el traslado de los niños a las diferentes instituciones médicas, el consumo oportuno de los medicamentos, el trámite de tutelas, cuando es necesario, y la estadía y alimentación sin costo para las familias afectadas. En ese sentido, Soledad recuerda que muchos padres de niños con cáncer deben desplazarse durante varias horas para encontrar los medicamentos, y en algunos casos, la ausencia de los acudientes genera inestabilidad financiera en los hogares.

Funstall también ofrece apoyo integral e interdisciplinario a los niños diagnosticados con cáncer, enfermedad a la que sobreviven muchos pacientes gracias a los avances médicos y a un adecuado ambiente emocional propiciado por profesionales y voluntarios que están presentes en la institución y en los hospitales.

La organización recibe el apoyo de la empresa privada y algunas personas que donan tiempo y dinero en el desarrollo integral de los tratamientos.

(Semana.com)

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.