Fundaciones y vetebración del territorio

A menudo nos viene a la mente la imagen de las grandes fundaciones que, dependientes de multinacionales favorecen grandes proyectos que llenan minutos de televisión y páginas en los periódicos. Son fundaciones que parecen lejanas a los problemas del día a día, que se implican sólo en actividades de gran calado y pueblan sus noticias de términos como responsabilidad social corporativa, sostenibilidad o futuro.

Pero el tejido fundacional de nuestro país no es solo el formado por las fundaciones que vemos en los medios. En cada pequeña ciudad, pueblo o comarca hay una fundación, una asociación, que vela por la viabilidad de su zona, que exprime sus recursos para mantener viva la llama de una actividad que los hace únicos y que quieren preservar, o simplemente canalizar el esfuerzo de unos vecinos que quieren hacer de su hogar un sitio más habitable.

¿Y cómo lo consiguen? canalizando su actividad a través de una fundación, optimizado los recursos disponibles y dirigiéndolos a lo que de verdad importa, que es la ayuda al prójimo, el mantenimiento y difusión de una tradición o el fomento de la formación, la sanidad o el empleo, entre otras cosas.

Ejemplos tenemos muchos, como el de la fundación Annor que a través de una actividad lúdica como es el tiro con arco tradicional atrae a aventureros a zonas del pirineo para realizar excursiones que aúnan deporte, destreza y conocimiento del medio; la fundación La Armonica, que vela por los intereses de algo tan valenciano como las bandas de música. Son asociaciones y fundaciones creadas en pequeños núcleos de población y su actividad sirve para mantener tradiciones y fomentar la actividad en su tierra.

En cada pequeña ciudad, pueblo o comarca hay una fundación que vela por la viabilidad de su zona, que exprime sus recursos para mantener viva la llama de una actividad que los hace únicos y que quieren preservar.

imagen de las viviendas construídas por la fundación Crisálida

imagen de las viviendas construidas por la fundación Crisálida

Mañana día 3 de diciembre, coincidiendo con el día internacional de las personas con discapacidad, la Fundación Crisálida, situada en el pueblo oscense de Camporrélls, inaugura las tres viviendas que han levantado para acoger a personas con necesidades especiales. Esta fundación además realiza un sinfín de actividades a lo largo del año y destacan las labores de repostería y panadería que realizan los propios miembros de su fundación.

Iniciativas como ésta vertebran en territorio ya que crean puestos de trabajo, facilitan una vivienda digna a quién lo necesita -evitando desplazamientos inútiles o la despoblación de la zona- y fomentan la actividad de los vecinos.

Estas fundaciones son ejemplo de una actividad de interés social, bien gestionada y útil para su zona. Si desarrollas una actividad en tu pueblo, tu comarca o tu ciudad, no dudes en consultarnos sobre cómo poder constituir la fundación. Estaremos encantados de ayudarte.

(*) Fotografía tomada de la página de facebook de la fundación Crisálida.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.