España es el país del mundo que más exigencias tiene para las fundaciones respecto a la tasa de gasto sobre sus activos. La norma española, que parece redactada por intereses políticos cortoplacistas, establece en la ley de 2002 que una fundación que reciba por ejemplo grandes legados...